Con la llegada del otoño llegan las ganas de empezar a tejer proyectos más invernales, y muchas veces nos entra cargo de conciencia porque queremos mil ovillos nuevos, pero sabemos que tenemos muchos restos de lana acumulados. Hoy te doy algunas claves para saber cómo sacarle el máximo partido y aprovechar cada resto que tenemos en casa a partir de unos prácticos ejemplos. 

En primer lugar creo que para aprovechar bien los restos de lana que tenemos en casa nos hace falta un poquito de fuerza de voluntad, ya que trabajar con restos siempre requiere de una pizca más de imaginación, ingenio y cierto trabajo previo que tenemos que llevar a cabo, en vez de dejarnos arrastrar por la novedad. Seguir una serie de pautas nos ayudará a avanzar en nuestro camino tejeril y darnos cuenta de que no hay ovillo o hebra que sobre, a todo le podemos sacar partido.

Podemos distinguir 2 fases de trabajo: en primer lugar investigar, dividir y seleccionar, y en segundo: idear y llevar a la práctica.

Todo comienza por hacer acopio de materiales.

qué tejer con restos de lana

Una vez que tengas todos tus restos lo ideal es que tengas en cuenta estos detalles:

  1. Grosor: separa según el grosor de cada hebra, haz grupos de aquellos que pueden ser tejidos con la misma aguja, y ten en cuenta que si tienes algunos grosores más finos puedes utilizarlos dobles para unirlos a otros y que queden igualados.
  2. Composición: No pierdas pista de la composición de cada ovillo, lo ideal es trabajar juntos aquellos que sean similares. Esto es importante de cara al cuidado de la prenda y al lavado, siempre se le dará prioridad al material más delicado a la hora de lavarlo.
  3. Peso: calcula el peso para saber de cuánto material dispones y saber así qué tipo de proyecto puedes llevar a cabo.
  4. Color: trabaja las gamas cromáticas y crea aquellas que combinen entre sí. Una manera ideal de sacarle partido a los restos es combinarlo con un color base, de manera que las sobras te sirvan para crear dibujos, unificando a través de 1 sólo color el resto.
  5. Puntos: selecciona puntos que funcionen entre sí, teniendo en cuenta el nº de puntos que debas montar, que coincidan si son pares o impares, y estudiando a través de las muestras si consigues el mismo ancho para todos para que no se creen deformidades y el resultado sea homogéneo.
  6. Técnica: una de las opciones más comunes es el trabajo del dibujo a través de rayas o líneas, sin embargo si sabes cómo cruzar las hebras con la técnica Intarsia o Jacquard se abre un mundo de posibilidades infinito, en el que trabajar con restos de lana es pura diversión. 

qué tejer con restos de lana

 

Teniendo en cuenta estos aspectos hemos tejido 3 muestras de ejemplo para comparar resultados: 2 de ellas te enseñan lo que NO hacer, y la última, teniendo en cuenta las sobras que hemos seleccionado, ofrece un resultado aceptable para tejer desde un cuello a un chaleco sin mangas, o lo que se quiera, teniendo en cuenta siempre la cantidad de material del que dispongas. 

Vamos con los ejemplos: 

qué tejer con restos de lana

Estos son los detalles de esta primera muestra:

  • Grosor: hemos mezclado diferentes materiales, hay lana para tejer con el 3.5, con el 4.5, con el 6 o el 7. Toda la muestra está tejida con agujas del 7. 
  • Punto: mezcla y combinación de distintos puntos (punto liso, mosaico, arroz, arroz doble).
  • Color: no son colores que se maten, sin embargo no lucen por el conjunto, no se le saca partido con las rayas y las franjas. 

¿Qué ocurre? 

Nos encontramos en primer lugar con bordes poco homogéneos, si por ejemplo fuera una bufanda tendría zonas más estrechas que otras, esto no sólo se debe al material y las agujas, también a los puntos empleados. Para intentar igualar se ha tejido la lana gris doble con punto de arroz, y aún así no se consigue igualar. 

qué tejer con restos de lana

En la segunda muestra vemos lo siguiente:

  • Grosor: hemos hecho coincidir material de una composición y grosor similar, por lo que conseguimos que los bordes sean homogéneos. 
  • Color: combinar todos estos restos nos lleva al desastre cromático absoluto

¿Con qué nos encontramos? 

De nada sirve que trabajemos la parte previa del grosor, la composición, las agujas, la selección del punto, etc, si después los colores que combinamos lo único que hacen es afear lo que hemos tejido. Para utilizar los restos de lanas hay que tener en cuenta de manera considerable el color. Es mejor reservar tus restos para lo que pueda venir, que emplearlos en tejidos que no vas a utilizar nunca. 

qué tejer con restos de lana

En esta última muestra hemos seguido los consejos que hemos mencionado más arriba:

  • Mismo grosor, composición similar, mismas agujas.
  • Selección de punto mosaico para evitar tejer con rayas simples.
  • Color: hemos decidido utilizar un color base para poder sacarle partido a los restos de lana combinables.

¿Cuáles son las ventajas?

Tejemos una prenda que tiene muchas más posibilidades que las anteriores, sus bordes son homogéneos, la gama cromática más acertada, el uso del color base da vida a los restos.

Muchas veces es mejor comprar un par de ovillos o utilizar 2 ovillos completos para tejer un cuello y dar salida a tus hilos sobrantes, que tejer mezclas imposibles. 

qué tejer con restos de lana

Como conclusión si tienes restos de lanas puedes crear y tejer prendas que merezcan la pena, ten en cuenta las claves que hemos visto: peso, color, composición, grosor, puntos y técnica. Próximamente hablaremos de la segunda parte del trabajo con restos de lana: la idea.

 

¿Quieres compartir con nosotras en el espacio de comentarios qué tienes en casa sin saber cómo tejerlo?

¡Cuéntanos si tienes muchos ovillos!

Si tus ovillos están sin estrenar, si son restos de otros proyectos, si tienen diferentes grosores, si no sabes qué hacer con ellos, si tienes alguna idea y vas a ponerla en práctica…

¡Queremos saber cómo es tu arsenal de lana para este otoño!

Te espero en los comentarios. 

suscríbete y llévate el n.0 de PKMGZ

¡Llévate 6 minipatrones para que tejas ya mismo!