Tejer es un saber, como tal, hay personas que tienen más o menos conocimientos, más o menos técnica o más o menos destreza. Basándome en mi propia experiencia, y en los mails y comentarios que recibo por parte de algunas de vosotras, vamos a distinguir 2 maneras para identificar en que momento te encuentras y si estás preparada para dar el siguiente paso en tu camino.

Como sabéis, por una cuestión práctica, de organización y de buen hacer, nuestros patrones y diseños se dividen en 4 niveles: básico, intermedio, avanzado y experto. Es una decisión totalmente necesaria para poder ayudaros en la elección de vuestros proyectos, y para nosotras poder trabajar con cierto orden.

KITS PARA TEJER

No creáis que es tarea fácil, mi madre es una tejedora 100% intuitiva, sin necesidad de seguir patrones, es un lince para calcular medidas a ojo, es capaz de sacar puntos mirando una foto… ¿Y yo? Mi intuición se dirige con más naturalidad hacia programas informáticos o aplicaciones móviles que hacia las agujas…

Acostumbrarme a utilizar mis manos y conectarlas con mi mente para crear algo con ellas, me llevó a tomar apuntes, concentración y un claro paso a paso… Tuve mis inicios como tejedora impaciente (que de vez en cuando vuelve a salir a flote) y ahora me encuentro en una etapa más detallista.

¿Y tú?¿En qué momento te encuentras?

¿Estás lista para dar el siguiente paso?

¿Eres una tejedora principiante o has pasado a otro nivel?  

básicos-para-tejer

Si nos basamos en la técnica pura y dura, creo que hay tips que funcionan como  “claves” para identificar que estás preparada para el siguiente paso, son cuestiones muy básicas, y si ya las sabes puedes tejer más allá de una bufanda:

TIPS-BÁSICOS-PARA-TEJER

  • Reconocer si estás trabajando en el derecho o revés de tu prenda. Parece una tontería, pero la hebra del inicio de tu prenda es la brújula de tu proyecto.
  • Saber distinguir entre Punto Revés y Punto Derecho. Si ellos son la clave de todo punto, es vital distinguirlos. 
  • Si puedes contar las vueltas que llevas tejidas sin necesidad de accesorios por el revés de tu labor.
  • Si sabes Aumentar y Menguar. Este es el “pequeño-gran paso” para empezar a crear prendas de diferentes formas. 

tejer-online

Sé de buena tinta que hay muchas personas, y entre ellas, puede que tú, que saben de sobra estos 4 tips técnicos, o al menos 3 de ellos, y aún así no son capaces de dar el salto a tejer proyectos más ambiciosos. Este prototipo de tejedora es la “Miedosa”: no te atreves a tejer más allá de una bufanda o un cuello. ¿Por qué? Creo sin duda que el miedo es el mejor amigo de la comodidad, y la comodidad es la mejor aliada de la pereza, y pienso que el triunvirato: miedo + comodidad + pereza, responde a no querer abandonar tu zona de confort tejeril

Hay 3 cuestiones que tienen más que ver con tu estado de ánimo, tu valentía, tus ganas de aprender y tu entusiasmo, que con la técnica pura y dura; éstas te señalarán si estás preparada para aprender nuevas destrezas y dejar atrás tus miedos:

  • Las agujas del nº12 dejarán de ser tu fiel acompañante, tejer con números inferiores te sorprenderá y te dará acabados que desconocías hasta entonces. 
  • El mundo ya no se parará cuando se te escape 1 punto, lo recuperarás y seguirás tejiendo sin dramatizar.
  • Deshacer lo tejido porque te hayas equivocado dejará de ser traumático, sabrás que eso no significa que seas mejor o peor, a todas nos pasa, con más o menos experiencia.

mi-primer-diseño-tejido-a-dos-agujas

Todas las cuestiones anteriores tienen más que ver con el crecimiento personal que otra cosa. Os voy a relatar brevemente cual fue mi torpeza inicial como tejedora novata; os voy a mostrar la que fue mi primera prenda tejida a dos agujas, sin haberlas cogido jamás… Esta no es sólo mi primera prenda tejida, también es mi primer diseño

tejer-por-primera-vez

Han pasado casi 2 años, y antes de que tejer formara parte de mi día a día, lo quería todo rápido, perfecto y sin equivocaciones. Era el perfil claramente de Tejedora Impaciente, incluso me atrevería a decir que insolente.  Terminé mi vestido, claro, pero también sé que sin la ayuda de mi madre hubiera sido imposible. La meta que me puse era muy alta y me llevó a tener más frustraciones que alegrías. 

Porque tejer es disfrutar del proceso.

¿Cuál es la moraleja? Sólo tú sabrás cuando estás preparada para proponerte proyectos más ambiciosos, pero lo que no debes es empezar la casa por el tejado.

Yo tuve que dar marcha atrás en mi proceso de aprendizaje, y he tejido prendas mucho más sencillas desde entonces, porque con los proyectos pequeños consigues reforzar tu destreza, perfeccionar técnicas, comprender realmente como funciona el punto… Si pudiera volver atrás haría caso de los consejos que me dieron: comienza de menos a más, es la mejor manera de aprender.

Gracias a dejar la impaciencia un poco de lado he podido avanzar mucho más, y sobre todo crear productos enfocados a un aprendizaje seguro, desde lo básico a lo más complejo. Una de las muestras es nuestro Mega-Kit, donde en 4 proyectos condensamos los conocimientos básicos y cubrimos todas las necesidades de quien quiere aprender y ver resultados sin frustraciones

¿Y tú? ¿Cómo fueron tus inicios?

¿Te has sentido identificada? ¿Cuál fue tu primer proyecto?

¿Estás preparada para tejer más allá de una bufanda? 

¡Te espero en los comentarios!

 

 

 

Share Button

¿Quieres ser 1 Pearl Knitter? Aquí más conocimiento lanero