Tanto si es para tejer una prenda para ti, como si es para hacer un regalo, o adaptar un patrón, es muy importante saber tomar medidas, saber interpretarlas y sobre todo saber acoplarlas al patrón que estés siguiendo.

De pronto parecerá que has vuelto al colegio y que estás haciendo una regla de tres, y al principio (si eres de las mías, que las mates ni queriendo) te entrarán ganas de prenderle fuego al patrón, ahorcarte con el metro o clavarte las agujas en los ojos. Pero si sigues los pasos que te voy a dar hoy, vas a evitarte todos esos problemas y empezarás a disfrutar de lo lindo tejiendo.

Empecemos por distinguir los 3 tipos de medidas con los que vas a tener que jugar cuando te enfrentes a un proyecto tejeril. Todas y cada una de las medidas son importantes, y para que todo funcione lo mejor es no ignorar ninguna de ellas.

[ezcol_1third]pearlknitter Medidas de los gráficos de los patrones. (Datos que influyen en estas medidas: cms, puntos montados, y vueltas).[/ezcol_1third] [ezcol_1third]pearlknitter Medidas de tu muestra. (Si, aquella que siempre repito debes tejer para poder trabajar sin quebraderos de cabeza).[/ezcol_1third] [ezcol_1third_end]pearlknitter Tus propias medidas (o las de la persona a la que vayas a tejerle una prenda).[/ezcol_1third_end]

Paso 1. Lee.

Lee el patrón, si lo haces de principio a fin, mejor que mejor, así ya te haces una idea de todos los pasos a los que te vas a enfrentar.

Paso 2. Muestrea.

Teje la muestra según las indicaciones que de el patrón.  

Paso 3. Mide tu muestra.

Importante: utiliza metro de modista y mide siempre sobre una superficie horizontal. Toma nota de los cms a lo ancho y a lo alto. Las medidas de tu muestra compáralas con las medidas del gráfico del patrón. Ten en cuenta que los patrones se interpretan.¿Qué significa esto? Cuando tejemos a mano estamos creando un producto artesanal, por eso ninguno es igual a otro. El patrón es nuestra guía, nuestra hoja de ruta, como te explicaba aquí.

Cada tejedora teje de una manera, ninguna es igual a otra. Hay un post muy interesante, de Soraya de Udon Wool, donde nos explica que incluso una misma puede tejer de manera diferente según el estado de ánimo en el que nos encontremos. (Te recomiendo la lectura, y su blog, es una maravilla, puedes hacerlo aquí).

Tras haber comparado las medidas de tu muestra con las medidas del patrón, debes estudiar la tensión con la que has hecho el punto, es decir:  si lo has hecho más o menos apretado. A mi me gusta tejer con poca tensión, porque no me gusta el punto apretado, otras sin embargo, lo prefieren. La tensión determina los cms a lo ancho y a lo alto con los que debes jugar.

Paso 4. Mídete a ti o la persona que vaya a llevar la prenda.

Dependiendo de la prenda que vayas a tejer, algunas zonas tendrás que medirlas y otras no. En esta imagen te muestro todas las zonas a medir para poder crear cualquier prenda. Las medidas principales y que nunca deben faltar cuando sigues el patrón son las de la espalda, el ancho y el alto.

Hay tejedoras que no siguen patrón alguno, son intuitivas 100%, incluso las hay que no necesitan medir nada de nada, y casi todo lo hacen a ojo, es el caso de mi madre por ejemplo, salvo si va a tejer a medida para alguien, en ese caso necesitaría las medidas de la imagen.

como-medir-para-tejer Lo ideal para tomar las medidas correctamente es que estés acompañada, pero si estás sola puedes hacerlo frente al espejo. Con lápiz y papel ve apuntando las zonas a medir: la espalda, el contorno de los brazos (interior y exterior), contorno de pecho, contorno de cadera, etc… 

Paso 6. Adapta tus medidas.

Llegados a este punto tienes las medidas de tu muestra, las medidas para orientarte del patrón y las medidas de la persona que va a lucir la prenda. Bien, ahora llega lo complicado, que en realidad es muy sencillo.  

Tienes que ver si los cms de tu muestra de tensión coinciden con las medidas del patrón. Pongamos 2 ejemplos:

Caso 1. Todo cuadra.

Si el patrón indica que debes montar 40 puntos y que debe medir 40 cm de ancho; tú has hecho una muestra de 10 puntos y mide 10 cm ¡perfecto!, no tendrías problema ninguno con respecto al patrón. Has tejido con una tensión similar y cuadran las medidas. Si de alto el patrón indica que debes tejer 80 vueltas y que midan 80 cm, y tu muestra tiene 10 cm de alto y 10 vueltas ¡vas por buen camino! Finalmente tendrás que montar 40 puntos y tejer 80 vueltas.

Caso 2. Tu muestra de tensión no cuadra.

Siguiendo el mismo ejemplo anterior, a pesar de tener 10 puntos y 10 vueltas, tu muestra mide 7cm de ancho y 7 cm de alto. Probablemente has tejido el punto muy apretado, no pasa nada. Si te gusta la tensión de tu muestra lo que tienes que hacer para adaptar el patrón es calcular y quitar “x puntos” o sumarle “x puntos” para el obtener el ancho y el alto para adaptarlo a tu medida.

Imaginemos que te has medido y el ancho que necesitas para tu talla es de 38 cm, en vez de los 40 cm que indica el patrón, y de alto mides 54 cm en vez los 80 cm. ¿Cómo lo solucionamos? Con una regla de 3. No tengo ningún afán de dar una clase matemática, te pongo el ejemplo para que quede claro y se vean las cuentas. Ya avisé que parecía volver al colegio…

Para el ancho: la muestra de 10 puntos que mide 7 cm determinará los 38 cm que necesitas. Haz esta regla de tres:

38 (cm que necesitas)*10 (cantidad de puntos de la muestra)=380, 380/7 (cm de ancho de tu muestra)= 54 (puntos que tendrás que montar para adaptarlo a ti).  

Para el alto: la muestra de 10 vueltas que mide 7 cm determinará los 54 cm que necesitas. Haz esta regla de tres:

54 (cm que necesitas)*10 (cantidad de vueltas de la muestra)=540, 540/7 (cm de alto de tu muestra)= 78 (vueltas que tendrás que montar para adaptarlo a ti).  

Finalmente tendrás que montar 54 puntos y hacer 78 vueltas, en vez de los 40 puntos y 80 vueltas que indicaba el patrón. Debes montar más puntos precisamente porque has tejido una muestra muy apretada.

Es un ejemplo imaginario, pero es adaptable a cualquier patrón que caiga en tus manos, los nuestros están diseñados para que no tengas ninguna duda y sean totalmente adaptables.

Fácil ¿verdad?

Mini -Resumen muy práctico

Cuando vas a tejer una prenda tienes que tener en cuenta los cms, los puntos y las vueltas. La adaptación de un patrón para conseguir que te quede como un guante, depende de que midas correctamente la tensión de tu muestra y a ti misma. Una vez tengas todas las medidas todo depende de que sepas calcular los puntos y las vueltas que debes sumar o restar para adaptarlo a tus medidas.  

Es posible adaptar patrones a tu medida, es cuestión de calcular y seguir los pasos sin dejar que la prisa se apodere de ti. 

¿Te ha quedado alguna duda? ¿Te las has visto y deseado adaptando algún patrón sin éxito?

¿Te animas a tejer alguno ahora que sabes que no es tan complicado?

¡Te espero en los comentarios!

Y si no te has suscrito aún a nuestra News… ¿A qué esperas? Cada semana aumenta el nº de Pearl Knitters felices y contentas. ¡Únete y no te pierdas nada!

  

 

 

 

suscríbete y llévate el n.0 de PKMGZ

¡Llévate 6 minipatrones para que tejas ya mismo!

¿Quieres ser 1 Pearl Knitter? Aquí más conocimiento lanero