Mientras más tiempo paso con tejedoras, más me reafirmo en una idea; se trata de un hecho curioso o un rasgo en común que tienen tanto las tejedoras expertas como las que están empezando: a todas las tejedoras les gusta cambiar el patrón que estén siguiendo, darle ese toque que diga “esta idea es mía y solo mía“.

En las tejedoras expertas es algo casi natural, pocas mirarán los patrones con detenimiento, les basta con una rápida ojeada, un par de ideas de aquí y allá,  ¡listo! a tejer.

Las tejedoras más inexpertas sin embargo, ven la adaptación de patrones a sus ideas como una aspiración, un deseo o una meta a la que llegar.

Sé que es muy complicado empezar sin un patrón o sin una guía, enfrentándote directamente a las agujas, a los ovillos y  a tus ideas sin ayuda de nadie, pensando que vas a estar tejiendo en recto para toda la vida porque no sabes ponerlas en pie. De ahí que dar con el patrón adecuado sea tan importante, pues es el camino para convertirte en 1 tejedora autónoma.

Pero también sé que no todas las tejedoras utilizan los patrones de la misma manera. Por eso con la experiencia que voy adquiriendo, he pensado contarte 2 maneras  de cambiar un patrón que te guste para que parezca otro. La opción 1 es la más sencilla, la opción 2 necesita de un poco de experiencia.

¡Vamos allá!

Opción 1: tienes 1 patrón y te encuentras en 1 de estas situaciones:

[ezcol_1third]pearlknitter Ya has seguido el patrón tal cual venía, mismos colores y mismos ovillos.[/ezcol_1third] [ezcol_1third]pearlknitter Te apetece hacer el mismo patrón pero continuar practicando y sacarle partido de manera diferente.[/ezcol_1third] [ezcol_1third_end]pearlknitter Sabes que de un mismo patrón puedes obtener infinitas posibilidades, pero te falta soltura.[/ezcol_1third_end]

La opción más sencilla para adaptarlo será cambiar radicalmente los ovillos y los colores.

Bien, con este ejemplo puedes tomar ideas: la muestra 1, tejida con algodón Cotton Extra de Mondial con Punto Bobo en los bordes y Punto Liso en el centro, cambia notablemente al combinar 2 algodones completamente diferentes: la cinta Scilla y el algodón Spritz (ambos también de Mondial y disponibles en nuestra shop). Son 20 puntos, con agujas del nº 4, combinación de 2 colores con cruce de hilos en diagonal.

tejer-una-diagonal-en-punto-liso como-tejer-con-2-colores  

¿Qué debes hacer?

Mantener los mismos puntos, las mismas agujas y las mismas vueltas pero atreverte a seleccionar unos ovillos diferentes. Hemos pasado de tejer con un algodón liso de 4 cabos, a tejer con  una cinta de algodón egipcio 100% y combinada con un algodón rizado.  Si la diferencia es notable en esta muestra, imagínate en una prenda completa. El resultado te dejará boquiabierta. 

Adapta tu patrón cambiando las texturas, la torsión, y los colores. 

Si además quieres probar algo diferente, puedes hacer como en la muestra 2, cambiar el sentido de la diagonal, solo dependerá de que comiences con un color u otro, y que al cruzar los hilos en diagonal  lo hagas en el sentido contrario a la muestra 1. Cambiar la orientación de la líneas de un diseño no afecta al patrón, pero modifica su resultado final transformándolo en otro.

Opción 2: tienes cierta experiencia y estás en 1 de estas situaciones:

[ezcol_1third]pearlknitter Quieres adaptar el patrón, pero aún no te atreves a cambiar el punto al 100%.[/ezcol_1third] [ezcol_1third]pearlknitter Quieres que tu prenda cambie, avanzando en los cálculos y aumentando tu nivel de práctica.[/ezcol_1third] [ezcol_1third_end] pearlknitter Sabes que 1 mismo patrón tiene muchas vidas, y quieres explotar tu inversión hasta que te canses.[/ezcol_1third_end]

La opción que te ayuda a avanzar o afianzar tu maestría tejeril es introducir una modificación en el punto que estés utilizando

Por ejemplo el Punto Hebra (también conocido como Punto Vainilla), del que os conté maravillas aquí.  Estas muestras tejidas en algodón Solare de MondialAmbas muestras tienen 20 puntos y están tejidas con agujas del nº 4.5.

tejer-punto-vainilla como-tejer-punto-vainilla  

Si te atreves, aún siguiendo el mismo patrón a modificar la cantidad de veces que pases la hebra, el resultado cambia muchísimo, además consigues un efecto muy diferente.

Debes tener en cuenta que las veces que pases la hebra determina la altura de la prenda. Otra de las ventajas es la rapidez de la versión dos, al soltar 3 hebras vas mucho más rápido que si solo sueltas 1. La primera muestra tiene 28 vueltas, y la segunda 16 y miden prácticamente lo mismo.  

Ten en cuenta que no todos los puntos cuentan con versiones de si mismos, hay puntos más adaptables que otros y que ayudan a mantener las indicaciones del patrón. Por ejemplo puedes rehacer un diseño que inicialmente venía con Punto Liso, y convertirlo en Punto Bobo, no afectará al nº de puntos, pero cambiará en cuestión de centímetros a lo alto… De ahí que sea tan importante hacer muestras y tomar medidas. 

Cuando tengas un patrón y quieras modificarlo cambiándole el punto debes tener en cuenta 3 conceptos:

pearlknitter Cuánto cunde cada punto, ya sabemos que el Punto Liso cunde más que el Punto Bobo. ¡Obligatorio hacer muestra! Atrévete a investigar otros (yo ya estoy en ello).

pearlknitter En base a los centímetros que tenga la primera versión de tu patrón, deberás calcular con la muestra de la versión 2. De esta manera podrás saber el nº de vueltas necesarias para conseguir la longitud adecuada. 

pearlknitter Todo esto es aplicable siempre y cuando mantengas un material que pueda tejerse con el mismo nº de agujas, pues si utilizas un hilo, algodón o lana que se teja con un nº de agujas diferente, no solo cambiarán las vueltas, también la cantidad de puntos, y eso puede afectar al diseño si es que lleva algún dibujo o motivo, y requiere de más cálculos para la adaptación. Aunque eso no es un problema, ya sabemos que no hay proyecto tejeril imposible (lo veremos más adelante).

¿Cuál es la conclusión?

Creo que el punto tejido depende mucho de lo que tú potencies tu creatividad, también el atrevimiento que le pongas a cada investigación, el estudio y las averiguaciones sobre los materiales que utilices.

Lo más importante es que si compras un patrón no tienes en tus manos 1 diseño, tienes muchas posibilidades de crear prendas únicas a tu antojo.

Nuestros patrones son 100% adaptables, tienes toda la información necesaria: composición, nº de agujas, cantidad de ovillos, centímetros, cantidad de puntos, cantidad de vueltas, gráficos… Es decir, que llevas toda la información condensada para convertirlo en lo que tú quieras.

¿Qué te parecería seguir recibiendo ideas a tutiplén sobre cómo sacar partido a cada patrón que caiga en tus manos? 

No tienes más que suscribirte a nuestra lista, nuestra Newsletter va siempre cargada de contenido exclusivo, y no dejamos de trabajar en fórmulas para que tejas lo que tú quieras y cómo tu quieras. 

    

 ¿Encuentras difícil la adaptación de patrones a tus ideas? ¿Qué opción de las 2 que te he contado está más acorde a tu experiencia tejeril? 

¡Te espero en los comentarios!

 

 

 

 

suscríbete y llévate el n.0 de PKMGZ

¡Llévate 6 minipatrones para que tejas ya mismo!