El punto y el Arte, una de mis debilidades, es inevitable, porque aúna tres de mis pasiones en una: Arte, exposiciones y punto tejido. Desiree de Baar es otro exponente de cómo el punto traspasa los salones de nuestras casas para llegar a otra esfera bien distinta: los museos. Sin embargo sus obras, desde mi óptica personal, difícilmente pueden alejarse de la vida cotidiana.

Desiree de Baar es una artista nacida en 1972 y vive en Rotterdam. Trabaja con papel pintado, bordado y punto. Crea espacios tejidos para ser vividos, para ser tocados, para ser transitados… Es inevitable relacionarlo con la arquitectura y con la vida cotidiana.

Cocinas, lavabos, bañeras… todo cubierto por punto, con colores suaves: blancos, rosas, grises. Y observando esas piezas no puedo evitar imaginarme caminando entre ellas, deslizando los dedos por las paredes, y preguntarme ¿cuál sería la sensación real de poder acceder a este tipo de exposiciones tratándose de mí en este mismo momento?

Si antes de que el punto llegara a mi vida las exposiciones de Arte Actual ya me parecían toda una experiencia… ¿Qué ocurriría ahora que me dedico a tejer si pudiera interactuar con algunas de las esculturas de Desiree de Baar?

desiree de baar

Kitchen. Desiree de Barr (fuente de las imágenes)

También trabaja con bocetos y con lápices, sobre la pieza del lavabo dibuja las cañerías, evidenciando que no están, y es precisamente ahí donde le encuentro ese toque entre lo bello y lo siniestro, porque de pronto, espacios y muebles que forman parte de nuestra vida cotidiana, dejan de ser cercanos y se convierten en algo extrañamente familiar. Y cuando lo que nos es familiar se convierte en ajeno, la sensación que deja en quien lo mira es  diferente, traspasando más allá de lo anecdótico el ver un lavabo cubierto de punto de arriba a abajo.

Desiree de Baar

Bathroom. Desiree de Barr (fuente de las imágenes)

En el Arte Actual hay varios artistas que se dedican a envolver objetos, espacios, y casi siempre suelen cautivarme de alguna manera. El hecho de envolver algo encierra el deseo de ponerlo de manifiesto, de acentuarlo de alguna manera y evidenciarlo de cara al espectador. Siento debilidad por las piezas envolventes, en el caso de la pieza Bathroom, vemos otra vez un espacio común a todas las viviendas, sin embargo, descontextualizado, cubierto, diferente y ajeno a lo que un baño representa. No encontramos un blanco impoluto, ni la frialdad de un mármol. El ambiente se vuelve cálido, como el punto, sin dejar aún de extrañarnos…

Desiree de Baar

Cell. Desiree de Barr (fuente de las imágenes)

Esta última pieza Cell (celda) evidencia aún más el contraste entre el punto, el color y el mismo nombre. Una celda de la que puedes salir y entrar, una celda suave, rosa, con ventanas. Una celda en la que puedes entrar y pasear, tocar y sentir que está cubierta de punto… A mí me hace pensar directamente en la prisión que a veces se crea uno mismo, que bien podría ser en algunos momentos de angustia, o ¿por qué no? cuando te ves rodeada de ovillos, agujas, muestras, mil proyectos empezados y ninguno terminado…

Me gusta compartir de vez en cuando post que tengan que ver con el Arte y el punto, ya os conté este verano cuál hubiera sido mi proyecto perfecto, y hoy hablando de Desiree de Baar, he vuelto hacerlo. Porque el punto hoy está presente, no solo en talleres y salones, también en los museos, y es que es una técnica con historia, y con tantas posibilidades que es muy difícil abarcarlas todas.

¿Y tú? ¿Conocías a Desiree de Baar?

Si eres tejedora y no una entusiasta del Arte Actual ¿crees que hubieras disfrutado en algunas de sus exposiciones?

¿Te ha gustado tanto que ahora quieres envolver tu casa con metros y metros de punto tejido?

¡Te espero en los comentarios!

 

 

suscríbete y llévate el n.0 de PKMGZ

¡Llévate 6 minipatrones para que tejas ya mismo!