El proceso de diseño de una prenda tejida a mano es distinto según la finalidad para la que ha sido creada. ¿Sabes qué proceso de diseño para tejer es el más fácil? ¿Y el más difícil? No es lo mismo diseñar una prenda para enseñar a otra persona a tejer, que para llevarla tú misma, o para disfrutar del proceso de creación. Y no todos los procesos de diseño se dan en 1 misma persona. ¿Cuál crees que es el proceso de diseño que sigue tu mente tejeril? ¡Vamos a averiguarlo! 

Tejer es un placer que puede manifestarse de diferentes maneras. Diseñar una prenda es una actividad dual, pues el mismo proceso implica 2 acciones: idear y llevar a la práctica. Pero cuando diseñamos y tejemos podemos hacerlo desde diferentes perspectivas, cada una de ellas tiene un proceso de trabajo diferente, y a grandes rasgos distinguimos 3 maneras de diseñar:

  • Diseñar y tejer para ti misma.
  • Diseñar y tejer para enseñar a otros.
  • Diseñar y tejer para crear.

Cuando nosotras nos enfrentamos al diseño de una prenda, utilizamos una receta diferente para cada una. 

diseñar un jersey en punto

Distinguiendo de la finalidad de la prenda el proceso cambia notablemente, de la misma manera que cada tejedora es un mundo, encontramos que el trabajo tejeril puede darse de distintas formas.

¿Con qué proceso te sientes más identificada?

Desde mi punto de vista diseñar y tejer una prenda de uso personal, basándome en mis gustos, en mi manera de ser, etc., es el proceso más sencillo. En este caso desaparecen todas las presiones de tener que tomar nota, me siento mucho más libre y normalmente el proceso es mucho más rápido.

Los factores que intervienen en darle forma a mis ideas son los siguientes:

  1. La elección de los materiales, vendrá dada principalmente por la estación del año, los colores o un acontecimiento concreto para el que voy a tejerlo.
  2. El resultado que persigo y el uso, si es para el día a día por ejemplo, contemplaré factores como la comodidad, como emplear elásticos en los puños de las mangas, si las hago holgadas o acampanadas probablemente afecten al desarrollo de mis tareas cotidianas, y terminaré por no utilizarlo, si paso la mayor parte del tiempo sentada no querré un jersey demasiado largo que se deforme por mi propio peso, etc.).
  3. La elección del punto que se vaya a emplear es otro factor importante, no es lo mismo tejer un jersey calado de principio a fin para desempeñar tareas con movimientos, en los que corres el riesgo de engancharte en cada puerta, ni utilizar un punto tupido con lana gruesa en un jersey de invierno cuando trabajas en un oficina donde ponen la calefacción a tope. Es decir, el punto que elijamos tendrá que ir consonancia con el material y la actividad.

diseñar un jersey en punto

Diseñar y tejer para uso personal es para mí el proceso más sencillo y fácil, está guiado por una cuestión práctica y cómoda. Saber tejer te da la libertad de crear tu propia ropa, por lo que muchas veces el empleo de puntos sencillos, colores armoniosos y formas prácticas, se convierten en proyectos agradables de tejer y a los que se les puede dar un un uso habitual.

Diseñar y tejer para enseñar a otros, este es el proceso más complicado de todos, el proceso es mucho más lento, es un trabajo minucioso y exhautivo, el fin principal es que otra persona comprenda por qué haces un aumento, o porque has de emplear un punto par o impar para conseguir mejores resultados, etc.

Porque enseñar a tejer no tiene por qué limitarse a dar un patrón y que se siga de manera autómata, lo ideal es que a partir de un paso a paso, la persona que lo teje vaya adquiriendo herramientas para ser capaz de diseñar y tejer sus propias ideas

diseñar un jersey en punto

Cuando eres tejedora y te dedicas a enseñar, el mayor esfuerzo consiste en encontrar las palabras adecuadas, cada cerebro tejeril traduce la información de una manera, es decir, todas sabemos que es un Punto Orillo, pero lo interiorizamos de manera distinta; eso se ve claramente cuando das clases, y lo mismo ocurre con los aumentos, los menguados, o incluso aquellas personas que tienen costumbre de tejer patrones en inglés asimilan las abreviaturas en ese idioma con más naturalidad que los términos en español. 

Cuando diseñas y tejes para enseñar a otros a tejer el diseño pasa a un segundo plano (aunque no desaparece), para dar prioridad a los conceptos, técnicas, trucos y herramientas que pueden hacer crecer a cada tejedora como diseñadora. 

Diseñar y tejer para crear es la más libre, entretenida y experimental de las opciones de diseño, entran en juego las ideas disparatadas, las combinaciones de color arriesgadas, los puntos imposibles y dejamos a un lado los temas de comodidad y uso cotidiano. Las prendas nacidas de la experimentación se dejan arropar por los volúmenes, por las influencias artísticas, y pueden interpretarse más como proyectos arquitectónicos o esculturales. 

diseñar un jersey en punto

Son las prendas que nos dejan boquiabiertas en Pinterest, las que te preguntas cómo están tejidas y sobre todo ¿cuándo me pondría yo eso? Sin embargo te brindan el deleite de la mirada, un placer estético como espectadora, y si estás en el lado del diseñador es toda una aventura.

Esta versión de diseño tejeril es la menos habitual, y solo algunos afortunados viven de ello, es quizás la más libre de las maneras de diseñar, la más cercana al proceso del artista plástico, donde pueden intervenir materiales industriales e incluso mezclar el tejer a mano con el uso de la máquina. 

 

Teniendo en cuenta estas 3 maneras de enfrentarnos al diseño:

¿Con cuál te sientes más identificada?

¿Tienes otro punto de vista sobre tu relación con el diseño?

¿A qué le das prioridad cuando pones en marcha un proyecto personal?

Comparte tu experiencia.

¡Te espero en los comentarios!

 

suscríbete y llévate el n.0 de PKMGZ

¡Llévate 6 minipatrones para que tejas ya mismo!