A principio de año compartí con todos que hay muchas novedades en mi vida, un cambio radical a como he estado viviendo en los últimos años: este verano seré madre y me he trasladado a vivir al campo. ¡No es poca cosa! Siempre he dicho que los cambios me gustan, pero cualquier adaptación a un nuevo medio de vida conlleva un proceso, y en estas semanas he sucumbido a la hibernación tejeril –y blogueril-. 

Mi trabajo me encanta, me gusta, y me ha hecho disfrutar muchísimo en estos últimos años.

Mi trabajo no es fácil de explicar, principalmente porque no todo el mundo entiende que trabajar en lo que te apasiona es posible.

Cuando describo que mis días transcurren entre agujas, ovillos, textos, patrones y fotografías, recibo más miradas de incredulidad que otra cosa. Trabajar en casa y que tu herramienta principal sea el ingenio o la creatividad con la que hagas las cosas, no siempre funciona con horarios de 8 a 2 y de 5 a 8. No es fácil programar tu día a día, porque no siempre tienes la misma capacidad para escribir, para crear o inventar.

Pero en 2016 se avecinan muchos cambios, de los que transforman el mundo que conoces como hasta ahora, y con los que debes aprender a unir, enlazar o amoldar lo que ya existe a lo que está por venir. Es decir, tengo que reconstruir mi forma de trabajar, porque eso es lo que ocurre cuando tienes un proyecto tan personal como Pearl Knitter.

En este post no voy a compartir cómo tejer tal cosa, o qué tengo entre las agujas. Te muestro cómo es mi vida ahora, después de no tener wifi en mi nuevo hogar hasta hoy (2 meses de suplicio para comunicarme con normalidad). Lo primero que he querido hacer es escribir en el blog, porque lo necesitaba y porque quiero mostrarte un poco cómo he vivido estas semanas; hacerte cómplice de mi situación actual, ya que hemos compartido muchas cosas hasta el momento. Parece que me he esfumado de la vida online, pero no es así, lo único que ha pasado es que la vida offline me ha seducido -a veces aterrado- y me ha llevado directamente a la hibernación.

Mis fotos son sentimientos, emociones o ideas con las que mostrarte como me siento, o como me he sentido.

7 imágenes – 7 ideas – mis 7 etapas de hibernación

1.Me traslado a vivir al campo. 

blog trabajar tejer

¿Ves estas cabras? ¿Ves cómo observan?

Pues así me he sentido yo al llegar aquí, al campo. A ratos haciendo verdadero honor a la frase de “estás como una cabra”, y otros como una extraña completamente fuera de lugar.

2. Días de frío y nieve. 

blog trabajar tejer

Cuando conduces por una carretera con nieve debes tener cuidado, ser precavida, e ir con calma. Mi nuevo estado, mi nuevo hogar y todo lo que está por venir me espera al final del camino, donde se vislumbra el cielo azul. Pero para llegar tienes que recorrer lo que te espera, con calma.

3. Proceso de congelación y parálisis por análisis.

blog trabajar tejer

Hibernar es una necesidad que no siempre sale a relucir cada invierno, de hecho yo no la había vivido hasta ahora. Pero estos días atrás me he sentido como estos árboles, en quietud y expectantes. En reposo, meditando. Sin querer moverme demasiado, porque necesitaba hacer de mi nuevo hogar un lugar cálido.

4. Tomar conciencia de dónde estás. 

blog trabajar tejer

Sí, estaba resbalando sobre la nieve, con miedo a que se convirtiera en hielo y acabar patinando. Ser consciente de cuál es tu lugar en el mundo no es fácil, lleva su tiempo. Pisar en firme sobre la nieve ha ayudado.

5. Compaginar mi vida online y offline es posible. 

blog trabajar tejer

Fiel a mi naturaleza tejedora no he abandonado mi labor en casa cuando he salido -a sabiendas de que mis manos no responderían a tejer con frío y al aire libre- siempre va conmigo. La nieve, tan efímera como mágica, me regaló la capacidad de ver con claridad que el periodo de hibernación ha llegado a su fin.

6. Bye, Bye hibernación tejeril.

blog trabajar tejer

Aún con la nieve derritiéndose a lo lejos (y también en mi cerebro), alcanzo a ver mucho más allá. Paisajes como estos son los que me han abducido sin poder evitarlo.

7. Un nuevo amanecer. Una nueva etapa. 

blog trabajar tejer

Comenzar de nuevo, sentir que he descansado,  y que me he impregnado de la fuerza de todo lo que me rodea ahora, se me antoja el mejor de los principios. No se puede negar que dejarse seducir por la vida offline cuando estás rodeada de lo que hoy os muestro es una gran tentación.

Y cuando la tecnología parece volverse en tu contra, y ese técnico de internet nunca llega, y ese ADSL no funciona, y el WIFI es un recuerdo lejano, decides rendirte a los encantos de tu nueva vida, formar parte del cambio y de mi propia evolución, como tejedora, como bloguera, como lo que soy, porque ya no puedo separarme de mi yo online, porque me gusta mucho lo que hago, y porque creo que todo lo que está por llegar es pura emoción.

Así que por fin puedo comunicarme desde mi nuevo hogar, en los próximos días vuelvo a retomar la actividad del blog, trataré de mostraros todas las novedades tejeriles que hemos estado preparando para mi criatura, y lo mejor de todo: trabajaré en esta nueva etapa Pearlknittera presa de un entusiasmo espectacular.

¡Muchas gracias por seguir aquí!

Mil gracias a todas las personas que nos han escrito, a mí o a mi madre, preocupadas por no saber de nosotras.

Agradecimiento infinito a todas nuestras tejedoras offline que nos han acompañado en los cursos presenciales

Estaré feliz de saber de ti en los comentarios, como siempre.  

 

 

Share Button