Parece mentira lo que puede llegar a motivar tener agujas nuevas. De pronto todo es como empezar de cero, con esa agradable sensación de los comienzos… Y no paro de darle vueltas a: si es por los colores que tienen, o si es porque es la primera vez que cuento con semejante arsenal que va desde el nº2.5 al nº20, o porque desde que llegaron a mí, a pesar de haber tenido más agujas anteriormente, a estos 17 pares de agujas, les he lanzado mi cordón umbilical imaginario y les he dicho: “Vosotras sois mis agujas y con vosotras voy a tejer mi camino“.

Pack-de-agujas-para-tejer-Pearl-Knitter-Lanas-Mondial ¿Sabes de qué sensación te hablo? Esa que te hace traspasar  tus inquietudes o tus expectativas a un objeto inerte,y de una manera u otra parece cobrar vida para acompañarte y que construyas tu camino junto a él.

Y sí, sigo dándole vueltas a esa idea, y me repito una y otra vez que tiene que haber algo más en estas agujas a las que en menos de una semana les he cogido un apego brutal. Nada más llegar a casa las coloqué sobre una de las estanterías de mi estudio, todas ellas en un bote, luciendo y brillando, colocadas estratégicamente para verlas desde cualquier ángulo.  con estantería

Y del bote, sin pensármelo, pasaron todas y cada una de ellas a mi bolsa de proyectos, me iba el fin de semana al pueblo, y no se me pasó por la cabeza viajar sin ellas. Bien podría haber cogido 2 o 3 pares, pero no, los 17 pares se vinieron con mi equipaje

Al llegar a casa de mi abuela Clara en el pueblo no aguanté ni 5 minutos sin enseñárselas, y de ahí a casa de mis tías abuelas, también vinieron mi madre y su hermana pequeña (mi tía Clara), y las agujas fueron pasando de unas a otras, y allí ya se formó la típica tertulia en la que todas hablamos a la vez, llegan las vecinas y se unen, y cada una muestra la labor que se trae entre manos, que siempre hay alguna.

family-knitter Después de la algarabía propia de semejantes reuniones improvisadas, ya en la tranquilidad del hogar de mi abuela Clara, me dediqué a estrenar mis nuevas agujas con un proyecto que siempre se me resiste: “los patines” (conocidos como patucos). Allí pasamos la tarde tejiendo y deshaciendo porque aun no me salen, cuando los domine lo gritaré al mundo , y también contaré el motivo por el que en mi familia tejer patucos (patines) es tan especial.

Y aprendiendo de mi abuela, y mirando sus manos (que siempre me regaña si le hago fotos) pensé en las agujas, y pensé en ella, y en mis tías abuelas, y en mi madre, y en mi tía Clara, y en mi hermana, y en mis primas y en mí. 

tejer-patucos

Y entonces entendí por qué estas agujas se han unido a mi mente y a mis manos para no separarse nunca, porque con ellas he decidido tejer mi camino, así de sencillo: ellas serán mis acompañantes y nos haremos inseparables. Y es que con tanta tejedora en mi familia, siendo la más mayor mi tía Julia con 96 años, y la más pequeña mi sobrina Elvira con año y medio (y que seguro que cogerá las agujas más tarde o más temprano), tengo todos los ejemplos del mundo para ver mujeres que han tejido y continúan tejiendo su camino, cada cuál con su propia historia, con sus problemas y sus soluciones. 

Mujeres que han tejido su camino y que sin duda me van a ayudar a tejer el míoAsí pues la historia de mis agujas y yo está por escribir, juntas iremos tomando nuestras decisiones, desharemos nuestros errores, nos defenderemos ante los peligros… Y juntas tejeremos mi camino.

¿Y tú? ¿Tienes unas agujas con historia? ¿También sientes especial apego a determinadas cosas?

Puedes empezar ahora tejer tu historia aprovechando el lanzamiento del pack de las agujas en nuestra shop, el pack está valorado en 72€, y puedes adquirirlo por 65€, y si te suscribes tendrás acceso al cupón descuento para suscriptores para comprarlas por aún menos dinero, solo durante esta semana. ¡No te quedes sin tu pack! Puedes verlo aquí.

¡Cuéntame tu historia en los comentarios!

Knit your way

 

 

Share Button