No hay 1 tejedora igual a otra, es así, lo tengo más que comprobado. Tanto unas y como otras nos diferenciamos en cantidad de detalles, obvio que es como con el resto de los seres humanos, cada cual 1 mundo. Pero yo estoy hablando del micro-sistema-planetario tejeril, donde cada planeta es 1 ovillo, los meteoritos son agujas y las estrellas las tejedoras con trucos y técnicas que las hacen brillar más o menos. Nuestro sol es el orgullo de Knitter que nos alumbra y nos da vidilla cuando decimos: “Sí, lo he tejido yo”; nuestra luna es esa inspiración, esa intuición o esa emoción que sientes cuando después de contar, hacer, deshacer y volver a hacer has llegado a donde querías llegar. 

Ya sabéis que para mí tejer no significa solo hacer algo con unas agujas o pasar el rato, significa mucho más: porque estoy trabajando y aprendiendo de mi madre, de mi abuela y de todas las personas que se ponen en contacto conmigo desde que existe Pearl Knitter; porque cada vez que voy a escribir 1 post se me encoge un nudo en el estómago de los nervios, porque cada prenda, cada patrón, cada foto y cada idea cuenta, porque todos los días me levanto con 1 propósito y con 1 plan… Y es que todo esto antes, muy a mi pesar, no pasaba. 

Quienes estáis suscritos a la Newsletter PearlKnittera sabéis que me he preguntado desde hace tiempo qué tipo de tejedora soy, y no sólo me he cuestionado a mi misma, también a todos los que nos siguen de cerca, las respuestas han sido muchas y variadas, da para mucho…

Y tú: ¿te lo has preguntado alguna vez?

¿Qué tipo de tejedora eres?

Por el momento he encontrado 8 tipos de tejedoras: la valiente, la detallista, la relajada, la curiosa, la impaciente, la perfeccionista, la miedosa y la intuitiva. Para mí son 8 tipos basados en la forma de enfrentarnos a los proyectos tejeriles desde el comienzo hasta el final.

A partir de las preferencias individuales y dependiendo del momento, nos inclinaremos más hacia un tipo que hacia otro; es decir: no hay 1 tejedora igual a otra, pero todas tenemos algo de cada 1 de ellas.

tipos de tejedoras

Tejedora impaciente: quieres tejerlo todo bien y rápido, solo tejes con lanas y algodones gruesos, desconoces la existencia de las agujas del nº 2 (creías que la más pequeña era la del nº6), quieres patrones sencillos que luzcan espectaculares.

tipos de tejedoras

Tejedora relajada: para ti tejer es el nuevo yoga, tejer es la manera de desconectar de los problemas cotidianos y el ruido de las agujas al tricotar es tu mantra particular, te fijas en los colores, las texturas, pero jamás te estresas con llegar a la meta.     

tipos de tejedoras  Tejedora Valiente: para ti no existe proyecto tejeril imposible, no hay técnica, punto o truco que te de miedo, te lanzas a tejerlo todo, buscas la diferencia, tejer prendas irrepetibles y cada nuevo proyecto es para ti 1 reto.

tipos de tejedoras

 Tejedora Detallista: los detalles tejeriles, trenzas, ochos y efectos son tu mundo y tu perdición, cada detalle cuenta y todos tus proyectos tienen alguno inolvidable.

tipos de tejedoras

Tejedora curiosa: no has terminado de dominar un punto cuando ya estás queriendo aprender el siguiente, siempre te preguntas como conseguir tal efecto o tal otro cuando ves proyectos ajenos, y crees que todo es factible de ser tejido, desde cualquier prenda hasta cualquier complemento u objeto de decoración.

tipos de tejedoras

Tejedora intuitiva: siempre que coges las agujas obtienes resultados, una vez que aprendiste lo básico supiste avanzar casi de manera autodidacta, el punto a dos agujas y tú sois el tándem perfecto.

tipos de tejedoras

 Tejedora Perfeccionista: no importa el volumen del proyecto, haces y deshaces hasta que queda como tiene que quedar, no hay proyecto imposible para ti, con esfuerzo y ganas sabes que todo es posible, el orgullo de Knitter corre por tus venas, y trabajar con materiales de calidad es tu máxima.

tipos de tejedoras

Tejedora Miedosa: siempre dudas de si podrás hacer este o aquel proyecto, crees que no hay vida más allá de tejer en recto, las bufandas y los cuellos son tu prenda estrella, y no te atreves a comprar ovillos porque crees que no va a lucir con tanta bufanda, pero… estás deseando aprender a lo grande.

 Y después de ver todas estas definiciones, y pensar que acabo de hacer el horóscopo de la tejedora, dejadme que os cuente que todo esto tiene su explicación: y es que yo he pasado por más de 1 tipo ya, por lo que creo que tejer es 1 especie de evolución.

Cuando empecé a tejer era la viva imagen de la impaciencia, mi siguiente paso fue el de acobardarme y no querer abandonar la seguridad y el confort que me daba tejer cuellos y bufandas. Una vez que superas la fase del miedo no tienes por qué dejar de tejer cuellos, para nada, pero la curiosidad, el perfeccionismo, la intuición, los detalles o la valentía te llevan a tejerlos de otra manera. 

Cada proyecto resulta adecuado para 1 estado de ánimo, para 1 momento de la vida o para 1 inquietud. Todo esto lo descubres tejiendo, no de otra manera.

Ahondaremos en las peculiaridades y rarezas de cada tipo de tejedora más adelante, porque resulta muy divertido conocerse a través de lo que tejes. Yo he pasado por ser impaciente y miedosa, ahora me siento curiosa, y me encantaría llegara ser 1 tejedora intuitiva.

¿Con qué tipo de tejedora te sientes más identificada? ¿Sabrías definirte de otra manera que no esté aquí representada? ¿Has pasado por varios de estos estados? ¿Qué tipo de tejedora te gustaría ser? 

¡Te espero en los comentarios!

Si quieres seguir descubriendo cosas sobre ti y sobre el arte de tejer, suscríbete a la Newsletter PearlKnittera, cada día somos más.

  

** Nota aclaratoria: todos los hombres tejedores son más que bienvenidos, que cada personalidad esté escrita en femenino no significa que no podáis sentiros identificados con el tipo de tejedor que sois, o que no podáis sugerir nuevas sensaciones. Es una cuestión práctica hablar casi siempre en femenino, pues en nuestro caso, la audiencia PearlKnittera es un 95% femenina. 

Share Button