La mayoría de las veces tejer lo asocio a un momento de soledad, tejo sobre todo en mi casa, buscando siempre tener momentos de concentración e intimidad. En un alto porcentaje muchas tejedoras lo viven como yo, pero también es cierto que hay una magia especial cuando puedes tejer en compañía, y esa magia es la que yo, por mis circunstancias, añoro y por eso estoy poniendo algo en marcha para remediarlo. Te lo cuento en este post. 

Cuando pienso en mi recorrido tejeril muchas veces me siento un poco marginada, no en plan dramático, pero sí veo que en mi trayectoria hay diferencias con respectos a otras tejedoras. A estas alturas todo el mundo sabe que yo aprendo de mi madre, y que mi madre es una tejedora autodidacta, así que muchas veces hablamos entre nosotras que tenemos un mecanismo propio para tejer, diseñar, convertir nuestras ideas en patrones y enseñar.

Partimos de la base de nuestra propia experiencia, y hacemos equipo porque tejemos de manera muy diferente. Antes vivíamos juntas, ahora cada una está en un sitio diferente, ella en la ciudad y yo en un pueblo en otra provincia. Cuando nos vemos para trabajar, todo son prisas, a las dos nos entra un estrés por querer hacer muchas cosas juntas. Al final, sin darnos prácticamente cuenta. acabamos hablando, o ideando nuevos proyectos.

Resulta que lo que íbamos a adelantar queda relegado a un segundo plano y sucede algo diferente: disfrutamos de compartir y tejer juntas sin pensar en que sea trabajo. Eso me parece sencillamente maravilloso (aunque reconozco que poco productivo).

Teniendo en cuenta esa situación, sumándole que se acerca el día Internacional de Tejer en Público, y la experiencia tan maravillosa que viví durante la Locura Tejeril compartiendo conversaciones con algunos de mis compañeros de aventura, me han llevado a pensar que me gustaría comunicarme y compartir de otra manera.

Por mi situación personal (vivo en un pueblo, logísitica de movilidad y familiar complicada, etc) no puedo disfrutar de encuentros presenciales como sí lo hacen muchas tejedoras. Trabajar online siempre ha sido mi finalidad, es decir, poder estar en cualquier parte del mundo, con un portátil y conexión a internet, y trabajar. Perfecto, no busco cambiar eso, porque es exactamente lo que quiero.

Pero ¿qué ocurre cuando todo, o casi todo, se limita a la comunicación a través de la pantalla? Ya sea la del móvil, la del ordenador, no importa. Me entusiasma escribir, compartir mis descubrimientos laneros, hacer fotos… Estupendo, nada de eso cambiará. Pero busco conectar, y compartir, de otra manera.

Por mail a lo largo de estos años he llegado a establecer una bonita comunicación con muchas de vosotras, es maravilloso, y compartimos mucho, pero quiero algo más.

Y eso es lo que hoy vengo a plantear en este post, para ver si es que soy la única tejedora solitaria que demanda compañía, por el simple placer de charlar mientras tejemos. Sin más.

Te cuento lo que se me ha ocurrido.

Aún me falta cerrar todo el soporte técnico de las “Reuniones virtuales con tejedoras“, esta parte es la más complicada, porque como soy perfeccionista quiero evitar problemas técnicos, así que ando puliendo esa parte.

Pero lo cierto es que no quería dejar de consultarlo contigo, con vosotras, porque lo mismo resulta que esta idea no atrae a nadie más a que a mí, y dejaría de tener sentido que siguiera investigando para hacerlo realidad.

Voy a hacer un guión de preguntas y respuestas cortas para que así no irme por las ramas y se entienda la idea:

 

  • ¿Cuál es la propuesta? Reuniones virtuales de frecuencia mensual entre un grupo de tejedoras y yo.
  • ¿En qué consistirá? Haré una propuesta temática para que nos sirva de hilo conductor relacionado con el mundo lanero (ya sea sugerencias de libros, qué es lo que más detestamos cuando tejemos, recomendación de marcas, nuestra mercería favorita, el patrón al que le tenemos echado el ojo…). Mientras tejemos. charlaremos todas sobre el tema propuesto y que la conversación vire hacia donde quiera, seguro que nos llevamos más de una sorpresa.
  • ¿Cuándo y cómo? Sería 1 reunión mensual, de apróximadamente 40 min o 60 min, con plazas limitadas, que solo estarán accesibles para quienes estén suscritas a la Newsletter de PK. Concretaremos horarios, cerraremos fecha y reservaremos ese momento para nosotras.
  • ¿Cuánto costará? Nada, es una reunión por el gusto de conocernos de otra manera, compartir y crecer.
  • ¿Qué es lo que no son estas reuniones? Clases de tejer, es decir, que no es el espacio adecuado para plantear dudas sobre prendas, puntos, técnicas, etc. Eso es importante que se sepa.

¿Crees que se me ha ido un poco la pinza con esta idea?

¿Crees que podría ser divertido para ti?

¿Puede ser una manera diferente de tejer juntas, establecer relaciones, compartir, etc, para quienes a lo mejor no tenemos un grupo de amigas que tejan cerca, o una mercería…?

No sabéis la de veces que me han sugerido que comience un podcast, como los de la maravillosa comunidad de podcasters españolas, que admiro una barbaridad y que me parece muy divertidos, cito a algunas de ellas: Desmadejada, Tres Pompones, Tejer en Inglés, Knit es Tejer, Les Jardins de Juliette y hay muchos más… Si pasas por el podcast de alguna de ellas verás que lo normal es que se citen entre ellas, por lo que accedes a muchas a partir de una.

Ya hablaré en otro momento sobre esta comunidad en alza y que se ponen delante de la cámara y comparten todo su mundo tejeril. Pero lo cierto es que a mi me encantan los podcast, pero los de audio, y que no me veo hablando a la cámara, prefiero compartir esos momentos con vosotras.

Es una propuesta experimental, que no sé hacia donde puede llevarnos, pero no quería quedarme con las ganas de compartirlo ni de intentarlo.

Así que expuesta mi situación personal, es decir, que no tengo a mi alcance el poder tejer en compañía a menudo, que internet nos permite salvar todas las fronteras, y con el único fin de conectar, comunicar y compartir algunos momentos…

¿Qué te parece la idea? ¿Te apuntarías? ¿Te da corte? ¿Crees que sería divertido? Yo llevo meses dándole vueltas a esto, pero lo cierto es que el empujón final fue la Locura Tejeril y los directos, los días que los hacía acababa agotada, pero siempre con un extra de energía poderoso, que me llevaba a enlazar una idea con otra, y perderme en mi mundo particular de querer comunicar a través del punto.

Me harías tremendamente feliz si me dejas saber tus impresiones en los comentarios, quizás me haces ver que no te interesa para nada… En fin, que como siempre que hago una propuesta, estoy nerviosa y entusiasmada a partes iguales.

Si estás interesada, y crees que puede ser divertido, es importante que estés suscrita a la Newsletter, porque si nos líamos la manta a la cabeza y organizamos la primera reunión, la plazas serán limitadas y solo las comunicaré a través de ese medio.

¿Me cuentas qué te parece?

Te espero en los comentarios, como siempre.

** Sobre las fotos: este post está escrito desde lunes 28/05/2018, normalmente escribo semanalmente lo que me apetece, no suelo adelantar contenido editorial, así que suelo escribir tal cual me siento en ese momento. Lo escribí, pero me faltaban las fotos, y me hice una lista de posibles imágenes que podía trabajar: que si tejiendo con el ordenador de fondo, que si vista cenital con la labor a medias y el teclado…

Básicamente quería fotos que representaran ese momento, el de tejer juntas, compartir, pero hacerlo online. Y cuando ayer jueves me puse con las fotos, pues salió algo completamente diferente, y no sé si es que estoy demasiado mística, o si solo yo lo veo, pero las fotos que han salido, y quizás alguien pueda pensar que no casan con el tema escrito, para mí reflejan perfectamente los muchos momentos de soledad que tengo. No en plan deprimente, pero creo que recogen esa sensación por cómo me siento yo ahora mismo… 

 

suscríbete y llévate el n.0 de PKMGZ

¡Llévate 6 minipatrones para que tejas ya mismo!

Informativa de Privacidad
Los datos que proporciones serán tratados por Pearlknitter con la Finalidad de remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos propios. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios:  Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en clara@pearlknitter.com. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.

Suscríbete 

y disfruta de todo lo que está por venir

Los datos que proporciones serán tratados por Pearlknitter con la Finalidad de remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos propios. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios:  Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en clara@pearlknitter.com. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.